Cómo curar el acné

Sea cual fuere la causa del acné o el tipo de piel afectada, la primera norma es tener en cuenta que la higiene es una buena medida que puede favorecer la disminución del acné.

El aseo de la piel facial se la debe hacer dos veces al día, con un jabón suave o aquellos que son fabricados con productos naturales, como es el caso del jabón de avena.

Es recomendable que se lave la cara si está sudorosa y eliminar el exceso de grasa y toxinas que nuestra piel emana. En muchos casos, debe evitar el lavado excesivo y frecuente, ya que también lo puede empeorar.

Procure no reventar las espinillas, esto empeorará el acné y puede causar desagradables cicatrices y obtener manchas de por vida en su rostro.

Reducir la ingestión de alimentos, especialmente los que tienden a provocar reacciones cutáneas en personas jóvenes. Entre estos alimentos están las fresas y el chocolates y otras comidas  que contengan alto índice de grasas, pero no está demostrado que los hábitos alimenticios sean responsables de las lesiones acneicas.

Evitar exponer la piel a la luz del sol, ya que puede mejorar o empeorar el acné temporalmente y jamás curarlo.

La complejidad del proceso acneico y el papel decisivo que tienen los cambios hormonales durante la pubertad, hacen que todos los tratamientos, desde los más sencillos hasta los más agresivos que prescribe el dermatólogo sólo permitan detectar mejoras importantes después de muchos meses de curas.

Tipos de Acné.

Acné leve: Tratamiento tópico: Exfoliantes (azufre elemental, ácido salicílico, ácido glicólico), peróxidos de benzoilo al 4%, 5% y 10%, ácido azelaico y retinoides (tretinoina, isotretinoina y adapaleno).

Acné moderado: Tratamiento tópico: peróxido de benzoilo, retinoides y antibióticos (fosfato y clorhidrato de clindamicina, clorhidrato de tetraciclina y eritromicina base).

Acné severo: Tratamiento sistémico: antibióticos sistémicos (tetraciclinas, eritromicina, minociclina y clindamicina) durante 3 a seis meses. Los retinoides sistémicos (isotretinoina) administrados a dosis de 0.5 a 1 mg/Kg/día  durante 5 meses permiten una curación completa en casi la totalidad de los pacientes. En algunos pacientes es necesario administrar más de un ciclo de tratamiento.

Acné muy severo: Tratamiento sistémico: Isotretinoina asociada a cortinoides sistémicos o intralesionales.

Secuelas: En pacientes con cicatrices secundarias de acné es posible realizarles tratamientos correctivos de las mismas siempre que no existan lesiones activas. Entre otros se dispone de los peeling químicos con ácido glicólico u otros métodos algo más agresivos como la dermoabrasión o el láser de CO2, que nos permiten mejorar el aspecto de los pacientes.

El acné suele comenzar en la etapa previa a la pubertad, cuando aumentan los niveles de las hormonas denominadas andrógenos, que llevan al crecimiento de las glándulas sebáceas de la piel y presencia de sebo en cara, pecho y espalda. Esta enfermedad no amenaza la vida, pero si tiene desagradables impactos sobre el individuo, tales como cicatrices permanentes, pobre autoestima, inhibición social, depresión y ansiedad. De ahí el beber bastante líquido como zumos naturales de frutas y lo más importante es realizar ejercicios continuamente, para eliminar el exceso de toxinas que afectan a la piel.

Si su afección no demuestra mejoría con algún consejo mencionado, es importante consultar a un buen especialista quien le recomendará algún tratamiento específico para su piel.

Consejos:

Zumo de lechuga

Poner una taza de agua pura y colocar unas pocas hojas de lechuga. Licuar estos ingredientes y aplicar sobre la piel del rostro que se haya limpiado previamente. Dejar actuar 30 minutos. Limpiar el rostro con agua de rosas muy fría.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>